Demonios y Ángeles

Demonios, Ángeles…

Cuántos miedos, cuántos deseos.



No podemos ir más lejos,

de nada sirve huir,

más allá de los límites,

hay la puerta de regreso a casa…



Miedos de un pasado,

de un niño que todavía llora,

de un adulto que piensa que el tiempo,

todo lo cura…



Deseo,

de luz,

deseo,

de paz,

deseo de ser mejor…

También humo,

una ilusión,

de aquello que aún no nos permitimos ser…



Demonios y Ángeles,

se sientan en la mesa,

riendo y tristes al mismo tiempo,

saben que sólo es una máscara…

Demonios que nos enseñan a ver,

ángeles que nos enseñan a aceptar,

unos y otros, maestros del despertar…



Andan juntos,

en un camino que no tiene cabida,

uno, cargando todas las culpas,

el otro, todos los elogios,

son el blanco y el negro,

la expresión de la perfecta dualidad,

maestros de la unicidad…



Y huimos de la uno,

y perseguimos al otro,

la eterna zanahoria,

la eterna lucha del propio sueño que no termina…



Tenemos miedo de mirar lo que nos estorba,

tenemos deseo de obtener la mano salvadora…

Dos extremos,

que no existen el uno sin el otro,

caras de la misma moneda,

que no entra en ninguna máquina que piensa…



No vemos, no queremos ver,

que el infierno está en nuestro interior,

que sólo son sombras de aquello que no aceptamos,

no vemos,

que no es necesario luchar,

sólo entender el porque pasó…



No vemos, no queremos ver,

que el cielo está en nuestro interior,

pero esperamos que llegue como la magia,

no vemos,

no hay que luchar,

cuando te das cuenta que no hay nada que encontrar, ni esperar…



Cuando seamos libres de las cadenas,

de un pasado y de un futuro que nunca llega,

cuando el miedo no nos haga ni huir ni pararnos,

cuando el deseo no nos haga huir,

dejando atrás todo aquello verdadero que ya somos,

entonces, seguramente entonces…

la Lechuza Blanca volará con el alma.



Cuando vuelves a casa,

todo se acompasa…

eres el espectador,

y todos los personajes,

mago sincero,

druida del Saber,

custodio del Silencio…

Cuando vuelves a casa,

tienes el infierno y el cielo comiendo en la misma mesa,

celebrando con vino sagrado todo el camino recorrido,

el que te llevará al Ahora…

 

Cuando dejaremos de tener miedo? Cuando dejaremos de criticarnos por las más insignificantes cosas? Cuando podremos empezar a ver el otro cómo si fuera el mejor amigo?? Cuándo? CUÁNDO? Cuando dejaremos de crear más infierno entre nosotros? Cuando dejaremos de vendernos, algunos hasta el alma, para obtener favores?

Cuando dejaremos de tener miedo a la sombra y la necesidad de ser mejores? Quién te dijo que no valías? Quién que eras malo? Que no hace falta que te esfuerces? Que al menos tú puedes trabajar, aunque necesites más pantalones que nunca?

Cuando dejaremos de desear un futuro que no llega? Cuando dejaremos de perseguir humo?

Cuántas imágenes nos harán falta para darnos cuenta que esto no es vivir, porque la gente ya casi no ríe si no tiene una cosa que le dé risa.

Estamos desconectados de una Vida que es mucho más real, el vivirnos más allá de los pensamientos, de las emisoras de radio que no paran de dar vueltas dentro. Y este es el camino a la Paz y Armonía, interna!! Ya está, no hace falta nada fuera para conseguirlo! Fuera miedos y deseos, aparece… lo que Somos!!

Nos hemos acostumbrado tanto y tanto a los pensamientos neuróticos que constantemente nos persiguen, que nos hemos hecho inmunes, al dolor propio, y al del otro. Sólo nos damos cuenta a través de un impacto que rompa el cristal transparente que nos separa de lo que pasa.

Hasta que no hemos visto al niño muerto en la playa no hemos puesto la mirada hacia Siria. Y así mismo nos pasa a nosotros.

Estamos tan separados de sentirnos que hasta que una enfermedad o contratiempo realmente importante nos llama a la puerta, no nos planteamos que pasa…



Quién malvive está viviendo un auténtico infierno,

con todas las imágenes.

Aquel que sobrevive,

está viviendo un infierno que dice vida.



Aquel que dice basta,

se le abren las puertas del infinito,

las puertas a aquello que nunca ha dejado de ser,

un Ser auténtico, genuino, perfecto,

hasta en las imperfecciones,

que ya no están,

son parte de la misma imagen.



Podemos dejar de desear ser buenos,

Somos la Bondad.

Podemos dejar de buscar que nos amen,

Somos el Amor.

Podemos dejar de desconfiar de lo femenino,

cuando se es masculino.

Podemos dejar de desconfiar de lo masculino,

cuando se es femenino.



Aceptar aquello que ya Somos,

únicos, irrepetibles,

aceptar que también lo es el otro.



Cielo e infierno juntos se sientan a mesa,

ya libres de las mentes de los que no se aceptaban,

hasta ahora,

capitanes de dos reinos,

donde conviven, donde son Tribu.



Por si quieres escuchar el escrito con la música que lo ayudó a nacer: (tienes que esperar un poco después de que cliques el archivo audio para que se cargue, más conexión, más rápido). Buena escucha!

(Este escrito ha nacido escuchando esta canción por Spotify, y cuando te estaba escribiendo qué canción, he pensado de traducir el título y mira por dónde, ni hecho a medida.

Música: Parijat “Nothing is lacking” (Nada Falta) Enlace Spotify:  
ClicClic)

11. septiembre 2015 by Oriol Tarrago Costa
Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.