Tres regalos

Hoy he marchado temprano al hospital por una revisión y he tenido tres encuentros, tres flashes de luz auténticos y preciosos. El uno a través de un Ser que se llama Jordi. Trabaja por una Fundación que tiene cura de las personas con alguna minusválida psíquica. El segundo, esperándome en el hospital. Y el último, a la hora de ir a buscar el bocadillo de la hambre que tenía, la señora que barría la calle, al lado donde tengo la consulta.

Sol

Jordi nos conocemos porque es un gran forofo del baloncesto manresano. Cómo mi hermano participó una buena época con el equipo, un día Jordi, me paró y me relacionó con él porque nos asemejamos. Siempre ha sido un «Maestro» por mí este hombre. Se encarga de la limpieza y cura de los espacios exteriores del centro. Siempre tiene una sonrisa en la cara y a punto para darte el buen día. Un ejemplo precioso del que es Vivir realmente, Siendo. Seguro que tiene dolores de cabeza como todo el mundo y alguien cercano suyo nos podría decir algo que hay que mejorar, pero nunca lo he visto con mal ànimo, siempre sonriendo ejerciendo el papel que le toca o ha elegido, no lo se.

 

El otro encuentro precioso ha sido esperándome en el hospital. He oido dos personas que se acercaban por el pasillo en voz alta preguntándose si se habían perdido o no, si la sala que buscaban era allá. Lo hacían en un tono alto que lo podías oir muy bien, y te era difícil no escucharlos. Pero hablaban cómo si estuvieran en casa suya, es decir, sin complejos ni prejuicios. Por la manera de hacer se veía muy bien que no vivían en una ciudad demasiado grande, se les veía muy naturales. Dos señores llegando a la edad de la jubilación, un ciego, con unas gafas de plástico que le ocupaban media cara y un bastón. Iba cogido por su amigo que lo acompañaba. Era una imagen tant tierna y preciosa. Dos amigos ayudándose.

 

El tercer regalo, ha sido lo buenos días que nos hemos dado con la señora que barre la calle con una sonrisa. De verdad que me ha llegado un olor como cuando hueles una flor de la magnlia. Intenso, que te abre todo el cuerpo a la vez de forma mágica, profunda y respetuosamente. Ha sido una milésima de segundo pero me ha acompañado todo el día.

 

Personas con su día día, viviendo aquello que les toca vivir aquel momento. Seres detrás de los personajes, que puedes disfrutar si estás atento y no distraído en pensamientos.

 

Desde aquí gracias para darme estos tres regalos, la propia contemplación de aquello que Sois.

10. julio 2014 by admin
Leave a comment

Leave a Reply

Required fields are marked *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.